#reflexiones

Mi primer mes #sin

Y aunque lo tuviera perfectamente asumido…

los primeros días me quería morir. O mejor dicho, me lo quería comer todo! Tenía hambre a todas horas, a pesar de estar comiendo más cantidad que nunca. Sin embargo, aunque me notaba el estómago #lleno, en la parte de arriba sentía como un inmenso #tragabolas que todavía estaba esperando “su ración saciante”!

Nunca he sido de comer mucha cantidad, pero sí de #guarrerías mil! Una patatillita por aquí, una galletita por allá, un trocito de pan con ésto y otro con aquello. Y así bastantes visitas a la alacena en busca de cualquier cosa rica (y potencialmente inflamatoria para mi intestino!) que picar. Por eso sentir ese #falsohambre ha sido algo nuevo para mí.

Sin embargo, antes de que acabara la primera semana, se me pasó la ansiedad! En parte porque mi cuerpo se estaba acostumbrando a la #abstinencia, pero sobretodo porque en ese momento decidí ponerme las pilas y buscar alternativas.

Y cuando digo “ponerme las pilas”, me refiero a ponerme investigar y a hacer algunas recetillas que me saciaran. Me puse manos a la obra con unas #galettes de trigo sarraceno, unas tortitas de harina de quinoa y un pan de semillas de linaza…y milagrosamente todo aquello me hizo volver a sentir “normal”.

Después de esos fatídicos primeros días, no he tenido en ningún momento la sensación de estar a dieta (supongo que es porque mi cerebro por fin ha entendido que ésto no va de kilos, si no de salud). Ni tampoco me he sentido ansiosa por comer cosas que no puedo.

Y pienso que si ésto me hubiera pasado hace veinte años, cuando la gente no tenía ni idea de lo que era un celícaco, la cosa hubiera sido distinta. Pero hoy en día no nos podemos quejar de nada. Tenemos a nuestro alcance harinas bio de mil tipos, azúcar de coco, de caña, siropes de ágave de varios colores, miel de acacia, leche de coco de la marca que prefieras… Hoy con todo el conocimiento y la cantidad de ingredientes disponibles, no hay excusa para vivir en la #abstinencia.

Lo que sí he notado, es que me paso mucho más tiempo en el súper y en la cocina! Yo generalmente era de las que para cenar cogía un trocito de pan con algo (en Mallorca preparamos unos #pambolis que son la salvación de nuestras cenas!), y sin embargo ahora tengo que planear bien qué es lo que me voy a preparar y ponerme con tiempo para ello. Además, tengo que controlar que como la cantidad de fruta y verduras que toca, porque como ahora ya no hay nada que me esté obligando a ir al baño cada rato, necesito la fibra que antes no tomaba.

Está claro que para mí hubiera sido mucho más fácil (sólo pensando en el #gluten y la #lactosa) vaciar mis estantes de productos refinados hechos con trigo, y llenarlos de nuevo con los mil y un productos #sin que venden en #Mercadona, pero que no son más que refinados de otros cereales o granos. Pero ese no es el objetivo de mi cambio. Lo que pretendo es reducir mi inflamación crónica, gracias a una alimentación sana y evitando los refinados que la provocan, vengan del grano que vengan. También quiero aprender a usar edulcorantes naturales y no comer mucho maíz ni soja (suelen ser transgénicos). En fin, pasarme al mundo #healthy de verdad, y no intentar tapar el sol con un dedo.

Como me gusta cocinar e investigar, este cambio me está resultando mucho más interesante y estimulante de lo que pensaba en un primer momento, y el decidir plasmar mis ideas y descubrimientos en este blog, son un aliciente extra más para seguir con fuerza y determinación.

Sé que después de este primer mes vendrá un segundo, luego un tercero y un cuarto…y que aunque todavía no me he muerto de ganas por comer un buen pan o pizza, ese momento llegará en un futuro no muy lejano. Pero por ahora mantengo la gula a raya y el interés despierto. Espero que cuando llegue ese momento, esté mucho #mejorarmada que ahora.

Vosotros cómo vivisteis vuestras primeras semanas #sin? Fueron muy duras o supisteis mantener a raya al #tragabolas?

7 comentarios en “Mi primer mes #sin”

  1. Nunca es tarde para darse cuenta de que la salud es el MOTOR de absolutamente todo…
    No sé si agradecer ese pequeño susto o no, pero estoy feliz de la decisión que has tomado… y sabes que cuentas conmigo y que soy la primera que te apoya. Además, no estás sola en este cambio… aquí somos unas mosqueteras… todas para una y una para todas #sitútecuidasnoscuidamostodos

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy buenas.

    Me alegro de que estos cambios se vean reflejados en tu calidad de vida. Conforme vayan pasando los meses verás que cada vez necesitas menos fuerza de voluntad para mantener estos hábitos, y llegará un momento en el que ni te plantees otro modo de alimentarte.

    Respecto a lo que comentas de la soja y el trigo transgénico, te en cuenta que la legislación europea prohibe que se comercialicen alimentos transgénicos sin que esto venga claramente reflejado en el envasado. Solo si el alimento contiene menos de un 0,9%, de algún ingrediente modificado genéticamente, se permite obviarlo en el envasado. Así que, en general, los transgénicos solo pueden entrar en nuestra alimentación a través de los piensos que reciben los animales que luego nos comemos.

    Un saludo y mucha suerte con este proyecto.

    Me gusta

    1. Buenas Juanan,

      mil gracias por la info, no lo sabía! Últimamente no paro de investigar y estoy aprendiendo muchísimo, pero no he rascado más que la punta del iceberg, así que toda información se agradece.

      En los paquetes de toda la vida de esta marca de harina de maíz, se indicaba junto con los ingredientes que era maíz modificado. La verdad es que yo jamás me había puesto a leer esa letra pequeña hasta ahora y en el fondo no le daba importancia (supongo que porque me negaba a replantearme mi alimentación), y me doy cuenta de lo “kamikazze” (#pornodeciridiota) que he sido.
      Yo supongo que ahora deben querer desmarcarse de su imagen anterior, aclarar que el producto que nos llega no es transgénico, y por eso ponen en grande lo de NoGMO (para que la gente lo vea en grande).

      Me fijaré en los etiquetados para el tema de las sojas! Si no pone nada, vía libre pues!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s