#dulce

Donuts sin gluten de “chocolate” (algarroba y sarraceno)

o de cómo hacer unos donetes saludables con ingredientes naturales que den totalmente el pego!

Cuando los estaba desmoldando, uno de los #donetes se partió (soy muy ansias y todavía estaban demasiado calientes y blanditos). Así que fue la excusa perfecta para probarlos antes de ponerles el glaseado y ver qué tal había quedado el bizcocho… MADRE MÍA! pero de verdad, MADRE MÍA!

Os prometo que no exagero, porque estos #maxidonetes saludables son una auténtica delicia: suaves, húmedos en el buen sentido (no pegotes de masa cruda), tienen una miga súper tierna y un sabor increíble.

Le di la mitad a Guillermo para probar, entre saltitos y lagrimones de emoción, y me dice “Mmmmm donuts de chocolate!”, a lo que yo contesté “No, donuts de algarroba!” #conorgulloysatisfacción.

Es más, son donetes de harina de algarroba, sarracero y almendra, endulzados simplemente con dátiles y un par de cucharadas de azúcar de coco, porque la propia algarroba ya aporta dulzor. Os aseguro (aunque está mal que lo diga yo) que esta receta es para guardar como un tesoro muy preciado, porque el resultado es increíble! #mitesoooooro. Su textura es muy similiar a la de una #mudcake (un bizcocho de chocolate hiper calórico repletito de #todolomalo, que me encantaba por su textura), sin embargo éstos podéis comerlos tranquilamente y sin remordimientos.

Jamás pensé que usando ingredientes #sin, pudiera conseguir una textura semejante, así que aunque solo sean un simple bizcocho en forma de donuts, para mí esta receta ha sido una #revelación: SÍ, SÍ SE PUEDE!

Y lo más sorprendente es que son el resultado de un experimento! Mis primeros días de cambio de dieta me recorrí todas las tiendas de alimentación saludable de Palma. Era una auténtica novata en el tema, y para mí era esencial saber de qué ingredientes “dispondría” a partir de ahora. Además de darme cuenta de que a día de hoy, es una gozada la cantidad de harinas, pseudocereales e ingredientes alternativos que tenemos a nuestra disposición, encontré unas galletas de algarroba y jengibre que me maravillaron.

Pero claro, el #dichosopaquetito costaba cuatro euros y no venían más de 5 o 6 galletas, así que fue la primera receta dulce que intenté imitar. Ya os podéis imaginar que me salió un desastre! Usé las cantidades de ingredientes guiándome por los porcentajes que ponía en la caja de las galletas y en una de esas inspiraciones mías decidí ponerle dos huevos. A quién se le ocurre ponerle tanto huevo a unas galletas que quería crujientes? #estoytonta (el huevo “abizcocha”).

Como era lógico, aquello en vez de galletas, quedaron como un híbrido entre galleta y bizcocho, secos y planos. Sin embargo, aunque el resultado no se parecía en nada a lo que yo buscaba, se me encendió una bombillita! #estopromete. Y ha sido esta semana, cuando después he decidido echarme al ruedo y experimentar por mí misma.

Usé mis conocimientos de repostería #con y mi #ojodebuencubero. Y la receta del glaseado de chocolate, es la de #Sweetsaltykitchen. Pinchad para ir a su web y que os llene de inspiración!

Así que sí, esta receta ha sido uno de esos experimentos milagrosos que salen a la primera! #unavezenlavida.

La harina de algarroba: un #superalimento del mediterráneo

No dejes que el aspecto de las fotos te engañe: la harina de algarroba es lo que le da a estos tiernísimos bizcochitos su oscuro color y el parecidísimo sabor a chocolate.

En Mallorca hay muchísimos algarrobos, y desde siempre han sido uno de mis árboles favoritos por su tronco retorcito y sus amplias copas, además cuando las algarrobas caen todo se impregna de un olor dulzón muy particular.

Tradicionalmente las algarrobas han sido alimento para el ganado, pero en los últimos años su harina ha sido un auténtico boom en repostería por su efecto endulzante y su parecido sabor a cacao (sin la grasa ni los excitantes de éste y más del doble de fibra!).

Según he leído estos días, y la parte que más me interesa de sus bondades, es que tiene un efecto muy positivo para nuestra flora intestinal y absorve las toxinas del conducto digestivo! Gracias a su alto contenido en fibras solubles, pectina y lignina, disminuye las bacterias y ayuda a que haya más lactobacilos, que son los encargados de preservar la propia flora, regulando así el sistema inmune (#todoestáenelinstestino). Además sus semillas contienen mucílagos que ayudan contra la inflamación de las mucosas digestivas. #sepuedepedirmás?

La verdad es que jamás hubiera imaginado, que algo que tengo tan cerca, tuviera tantas propiedades. Tenía un superalimento aquí mismito, y yo sin saberlo!

…algunas cositas antes de empezar con la receta

Controlad muchísimo el tiempo en el horno

Algo clave de esta receta es el punto de cocción! Así que tenéis que estar súper atentos cuando los tengáis en el horno. Nada de irse a tender, ni de ponerse a ver una serie….porque si os despistáis, toda la gracia de estos donetes se irá al garete! #concentracióntotal

Como os explicaba al principio, la textura de este bizcocho es tierna, con una miga suave y húmeda. Aparte de los ingredientes que la crean de esta manera, tenéis que evitar que se sequen en exceso en el horno. Aunque cada horno es un poco diferente, unos 13 minutos a 160Cº (con aire) o 180Cº son más que suficientes para que se cuezan.

Aunque os parezca demasiado poco, pensad que además de que son bizcochitos pequeños, los moldes de donuts al tener el agujero en el centro, permiten que el calor entre por el centro. Así se hornea de manera más homogénea la parte exterior y la interior del donut, y por tanto podemos ajustar más el tiempo de cocción.

Si soléis hacer respostería #singluten y no tenéis moldes de donuts, la verdad es que os recomiendo que los compréis. Los míos son de silicona (van genial para desmoldar!), vienen tres moldes de seis unidades cada uno y no me han costado ni diez euros los tres. Creo que son muy útiles, porque evitan ese efecto #centrocrudo. Pero si aún así, decidís hacer esta receta usando simplemente molde de magdalenas, os aconsejo que uséis moldes pequeños o que las llenéis poquito. Además probablemente con este horneado tan corto, podrían quedaros un pelín crudos por el centro, así que dejadlos un par de minutos más en el horno.

Los ingredientes

Todos los ingredientes que uso en esta receta son faciles de encontrar a nivel de supermercado normal y las harinas (algarroba y sarraceno) las encontraréis en cualquier tienda de alimentación saludable o herbolistería donde compréis habitualmente vuestros productos #singluten. Aquí en Mallorca, la harina de algarroba se encuentra incluso en el supermercado (Eroski), pero no sé si en otras comunidades autónomas sea tan habitual.

Para endulzar solamente se usan dátiles medjool (de esos tan carnositos) y dos cucharadas de azúcar de coco, pero si no téneis azúcar de coco no pasa nada. Podéis usar un poco de miel, sirope de ágave o incluso no ponerlo y añadir simplemente un dátil más #hakunamatata! Si no encontráis este tipo de dátiles, podéis usar dátil natural en rama que hayáis puesto a remojo en agua caliente unos diez minutos. Pero no uséis dátiles confitados, que entonces de sano poco!

La receta también lleva yogur. Yo he usado mis yogures caseros de coco, que sé absolutamente todo lo que llevan. Sin embargo, si no es algo que soláis hacer en casa, podéis añadirle yogur comercial de leche de coco (los hay a buen precio en las tiendas Veritas, pero suele haber en casi todas las tiendas de alimentación alternativa que tengan productos refrigerados), o yogur de soja. Incluso podéis hacerlo con yogur de leche de vaca si no tenéis problema con el consumo de lácteos.

Si sois alérgicos a los frutos secos que se usan, podéis usar el fruto seco que prefiráis. Si os es muy complicado encontrar crema de almendra (o del fruto seco que escojáis) y os da pereza hacerla vosotros mismos, como en realidad lleva muy poca cantidad, podéis sustituirla por más aceite de coco. Yo como tenía en casa he querido aprovecharla, pero no es crucial.

Y ya por último, en cuanto al aceite de coco, ahora ya lo hay hasta en el Mercadona, así que no tiene que ser ningún problema a la hora de encontrarlo. Soy super novata usando este tipo de aceite (en casa hemos sido siempre acérrimos defensores del aceite de oliva, incluso en repostería!), pero he descubierto que me encanta ese sabor dulzón y el sutil aroma que les deja a las cosas dulces. Para los excépticos (como lo era yo), que sepáis que además de los muchos beneficios de la composición de las grasas presentes en la oliva, parte de la fama del aceite de oliva viene por su gran capacidad para no descomponerse con el calor si se compara con aceites vegetales como el de girasol, maíz, aguacate, etc. Pues bien, el aceite de coco tiene incluso más aguante que éste! Y su composición de grasas, totalmente diferente a las del aceite de oliva, nos aporta beneficios distintos al anterior. No es cuestión de sustituir uno por otro, pero no desconfiéis de él por el simple hecho de ser un #recienllegado a nuestras cocinas. Leed e investigad sobre sus pros y contras…En la diversidad está el equilibrio!

Eso sí, pensad que un pequeñito cambio de ingredientes no afecta muchísimo, pero si empezáis a sustituirlos todos….al final estaréis haciendo una receta diferente, y por tanto, los resultados no serán exactamente los mismos.

En fin, sin más dilación os dejo aquí la recetilla de los donetes! (Por cierto, que como veréis le llamo donetes, porque aunque tengan forma de donut, no tienen la textura de los donuts fritos de toda la vida! Con ese interior abizcochado, son más parecidos a los donetes. Así que lo aclaro, para que sepáis cuál es la textura real de estos donuts #soloparaaclarar).

Ingredientes y paso a paso (8 und)

Para el bizcocho

  • 40 gr de harina de trigo sarraceno
  • 40 gr de harina de algarroba
  • 40 gr de almendra molida
  • 2 cucharadas de té de levadura en polvo
  • 4 dátiles medjool sin hueso
  • 2 huevos grandes
  • 90 gr de yogur de leche de coco
  • 2 cucharadas soperas de azúcar de coco
  • 20 gr de aceite de coco reblandecido
  • 20 gr de crema de almendra
  • un chorrito de vainilla líquida
  1. Precalentad el horno a 160Cº con aire, o a 180Cº sin.
  2. Disponed en un bowl mediano los cuatro primeros ingredientes del listado (los ingredientes secos) y removed bien.
  3. En la picadora eléctrica, meted el resto de ingredientes y triturad bien hasta que quede una pasta homogénea.
  4. Luego verted la mezcla líquida sobre los ingredientes sólidos y batid bien para que todo quede perfectamente incorporado.
  5. Como mis moldes son de silicona, no hay necesidad de ponerles grasa ni enharinarlos. Pero si los vuestros son rígidos, haced este paso antes de rellenar.
  6. Ahora sólo queda llenar los moldes hasta arriba con la masa. Yo lo hice con la ayuda de una cucharita pequeña, rellenando poco a poco y luego aplanando la superficie. Creo que éste es el paso que más tiempo me llevó, porque tienes que entretenerte a llenar bien el molde. Hubiera sido mucho más fácil llenar una manga pastelera y disponer la masa, pero no tenía en casa en ese momento.
  7. Dadle un par de golpes al molde para que la masa baje bien para abajo y llevad al horno 13 minutos! Como os he dicho antes, OJITO!!!!! No se os tiene que pasar el tiempo, así que poneros una alarma y estad muy atentos. Los donetes habrán subido bastante, creando la otra mitad redodeada del donut. La forma no queda tan perfecta como la de los donuts fritos originales, pero queda bastante redondita.
  8. Dejad los donetes unos quince minutos dentro del molde antes de sacarlos. Pensad que es una masa #muymuy tierna, así que primero id estirando un poco la silicona para que se vayan despegando de los lados y por último, meted el pitorro que hace que se cree el agujero hacia abajo, para que os sea más fácil sacar completamente el bizcocho.
  9. Dejad que se enfríen y meted en el congelador al menos media hora antes de cubrirlos con la cobertura de chocolate. Así se os pegará bien y endurecerá rápidamente.

Para la cobertura de chocolate

Ésta es la manera ideal para hacer una cobertura de chocolate saludable, controlando al 100% los ingredientes que le ponemos y que quede con la textura perfecta para nuestros donetes. La idea es que al mezclar el chocolate con la manteca de coco, cuando solidifique no quede tan duro como lo haría si simplemente hubiésemos fundido chocolate, sino que que cuando mordamos, se funda enseguida en la boca.

Yo os pongo la receta que usa #Sweetsaltykitchen en los donuts de choco y remolacha que venden en su obrador de Binissalem, porque me parece perfecta (os dejé link a su web arriba en las explicaciones).

Además de rica, es muy sencilla de preparar y si no obviáis el paso de meter los donetes en el congelador, se pegará estupendamente y solidificará en un #pispas:

  • 40 gr de manteca de coco (ojito que no es aceite de coco! Ésto es sólo la pulpa triturada, que queda como una manteca bastante dura, y podéis encontrarla en las tiendas Müller o por internet de la casa Dr. Goerg. Es un ingrediente carillo, pero os servirá para un montón de coberturas! Y no os preocupéis si está tan dura como una piedra, coged el mortero y un cuchillo y a picar!!! #palaypico)
  • 80 gr de chocolate 70% cacao en trocitos
  1. Fundid al baño maría la manteca de coco junto con el chocolate, removiendo bien para que todo se mezcle homogéneamente, y en cuanto esté listo sacad el cazo del agua.
  2. Sacad los donetes del congelador y sumergid la parte superior de cada uno dentro del chocolate. Luego dejadlos sobre una rejilla hasta que la cobertura se endurezca y….listos para atacar!

Si tenéis moldes suficientes, podéis hacer el doble de la receta y guardarlos en el congelador. Pero no os lo recomiendo! Son una tentación demasiado grande como para tenerlos ya hechos en casa. #malditagula

En fin, si os animáis a hacer la receta, me encantaría saber qué tal os ha salido y si os ha gustado! Decidme cosas!


“Esto es tan sólo mi opinión, la de una gluteniana más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito de la cocina, que cada uno tenemos nuestros gustos.”

2 comentarios en “Donuts sin gluten de “chocolate” (algarroba y sarraceno)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s