#salado

Muhammara: dip árabe de pimientos asados

o de cómo tener preparado un dip saludable y éxotico, partiendo de nuestros típicos pimientos asados

Me encantan los pimientos asados… con su aceitito de oliva…con su saborcito a ajo picado…y si te los comes ya con un buen trozo de pan #sin, ya #soyfeliz

Al ser algo tan sencillo, natural y rico, no es de extrañar que cada una de las diferentes culturas del mediterráneo tenga su propia versión. Y de eso vengo a hablaros hoy, de cómo llevar vuestros típicos pimientos asados un pasito más allá, dándoles un toque exótico para convertirlos en #muhammara (o crema de pimientos asados al estilo árabe).

Este delicioso dip es el primo desconocido del hummus. Junto con éste y el babaganoush (pastita de berenjena asada) forman un trío de cremas saludables y cargaditas de nutrientes que suelen estar presentes en los #mezze libaneses (su versión de las tapas para compartir y probar un poquito de cada cosa). La verdad es que me pirro por mojar un poco de pan de pita en cualquiera de ellos, pero la muhammara es mi ojito derecho.

La primera vez que lo probé, fue hace ya casi diez años (#meestoyhaciendovieja) en mi restaurante libanés favorito en Palma (Rotana) y desde entonces hacemos nuestra propia versión en casa. Lo mejor es que aguanta genial en la nevera, así que podéis sacarlo en cualquier momento que tengáis invitados, para hacer un vermut antes de comer o para cenar el día que no os apetezca cocinar.

…empezamos con unos pimientos asados

Si ya estáis acostumbrados a hacer pimientos asados, convertirlos en muhammara es facilísimo. Sólo tenéis que chafarlos bien, picar un ajito, añadirles un poquito de comino, nueces picadas, sal… y el ingrediente secreto (hablaremos de él un poco más adelante).

Pero si no soléis asar pimientos en casa, os aconsejo que aprendáis, porque es muy sencillo y le dan mil vuelta a los pimientos asados que venden preparados en el supermercado. Os aseguro que una vez hagáis los vuestros caseros, ya no volveréis a comprar más.

Yo cubro la bandeja del horno con papel de aluminio (porque el caldito que sueltan luego se quema y se queda muy pegado #hartaderascar). Luego lavo los pimientos, los seco bien, les pongo un poco de aceite de oliva por encima y con las manos lo esparzo por toda su superficie, y luego al horno a 220Cº unos 30 o 40 minutos. Si no me pongo a hacer otra cosa y me acuerdo, a media cocción les doy la vuelta con cuidado, aunque tampoco pasa nada si no lo hacéis.

La idea es que la piel del pimiento se queme y la carne se ponga blanda, pero sin deshacerse. Por eso no os preocupéis si se ponen negros por fuera, porque precisamente es lo que se busca. Luego, cuando los pimientos ya estén fríos, esa piel quemada se retirará, pero el sabor a tostado les queda.

Un truquito para que pelarlos sea más fácil, es que los tapéis al sacar del horno y dejéis que se enfríen tapados. La humedad reblandecerá la piel, y así se despegará más fácil. Quitadles bien todas las pepitas, y meted la pulpa blandita en un bowl, donde luego los mezclaréis con el resto de ingredientes.

…el ingrediente secreto: melaza de granada

La muhammara tiene un curioso toque entre dulzón y ácido muy característico. Este punto se consigue añadiendo melaza de granada, que es un ingrediente típico de la cocina árabe. Es como una especie de jarabe de color rubí oscuro, y simplemente lleva una cucharada para darle ese matiz tan especial, pero sin que sobresalga en exceso.

Se puede encontrar en tiendas de alimentación internacional, pero yo la compré por internet. También podéis hacer vuestra propia melaza, reduciendo el zumo de granada con azúcar de coco y limón en un cazo al fuego hasta que alcance la textura de un jarabe espeso. Si os pilla sin ni una cosa ni la otra, podéis sustituirlo por una cucharada de vinagre de módena del bueno. Sí, sí…lo sé… ahora mismo los puristas de la muhammara se estarán llevando las manos a la cabeza, pero a mí su sabor me recuerda bastante, ya que ambos tienen ese punto entre ácido y dulzón. Y aunque no es lo ideal, a veces uno tiene que apañárselas con lo que tiene a mano!

Y bueno, como es una receta muy facilita, tampoco hacen falta muchas más aclaraciones. Así que aquí os dejo la recetilla!

Ingredientes y paso a paso

  • 3 pimientos rojos grandes asados, sin piel ni pepitas
  • 1 ajito pequeño rallado
  • 100 gr de nueces picadas
  • 1 cucharada de té de comino en polvo
  • 1 cucharada sopera de melaza de granada
  • sal al gusto
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra, y más al servir
  1. Precalentad el horno a 220Cº y preparad una bandeja con papel de plata.
  2. Mientras el horno se calienta, lavad los pimientos y secadlos bien. Echadles un poco de aceite de oliva por encima y con las manos untadlos bien por todas partes.
  3. Luego llevadlos al horno unos 30 o 40 minutos. A la mitad de la cocción, cuando la piel de la cara de arriba esté ya bien quemada, giradlos (con cuidado porque están blanditos y muy calientes) para que se tueste la cara de abajo.
  4. Sacadlos del horno y colocadlos en un plato bien tapado. La idea es que mientras se enfríen, el vapor quede atrapado y reblandezca la piel para que se pelen más fácilmente.
  5. Peladlos, quitadles bien todas las pepitas, metedlos en un mortero y chafadlos bien. También podéis triturarlos en la picadora eléctrica, pero intentad que no quedé un puré, ya que la idea es que tengan una textura “rústica”.
  6. Triturad las nueces, y disponedlas en un bowl junto con los pimientos machacados. Añadid el resto de ingredientes y removed bien.
  7. Terminad cubriendo con aceite de oliva y podéis tenerlos en la nevera una semana sin problemas.

Como véis, es una receta sencillísima, saludable y sobretodo sabrosa. Es ideal para mojar con pan de pita #sin recién salido del horno, o con unos picos son saborcito a romero.

Si os animáis a hacerla, me encantará saber cómo os han quedado!


“Esto es tan sólo mi opinión, la de una gluteniana más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito de la cocina, que cada uno tenemos nuestros gustos.”

2 comentarios en “Muhammara: dip árabe de pimientos asados”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s