#salado

Latkes de calabacín veganos…con el toque secreto!

o de cómo hacer unas tortitas de verduras fáciles y súper sabrosas #singluten #sinlacteos y totalmente #veganas!

Aunque la palabra “latke” suene muy rara, en realidad no son más que unas tortitas de patata rallada y luego fritas, típicas de la tradición judía. Generalmente llevan huevo y algo de queso, pero la receta que os paso queda ideal sin llevar nada de #lácteos!

Cuando a principios de años empecé a eliminar el gluten y los lácteos de mi menú diario, me quedé prácticamente sin recursos de cenas rápidas y ricas. Así que le pedí ayuda #SOS a mi cuñado que es vegano hace ya muchísimos años. Entre otras, me pasó esta receta que él llama “croquetas de calabacín”, pero que en realidad son unos #latkes versionados y que para mí, superan con creces a la receta original!

Lo mejor de todo es que son muy rápidos de preparar, y solo se necesita un rallador de agujeros grandes y un bowl, así que tendréis muy pocos cacharros que lavar (esa es la parte que peor llevo de cocinar tanto últimamente, porque me da la sensación de que me paso el día fregando chismes #odiofregar!).

…algunos consejos para que te queden unas tortitas ideales

La verdad es que hacer latkes no tiene mucho misterio. Sólo consiste en rallar los calabacines y la patata, estrujarlos bien para que pierdan el máximo de líquido posible, juntar todos los ingredientes y condimentos, hacer pequeñas “tortitas” y a la sartén!

Como véis, es una receta mega simple, sin embargo hay que prestar atención a un par de detalles:

Hay que estrujar bien la verdura cruda

No hay misterio, pero cuando tengáis los calabacines y la patata rallada, tenéis que estrujarlos bien para que pierdan el exceso de agua que tienen. No importa que queden tan “secos” como la coliflor en la receta de tortitas mexicanas vegetales, pero es importante estrujar bien fuerte entre las manos la verdura rallada.

Para ésto, yo os aconsejo que tengáis los calabacines a temperatura ambiente. En primer lugar no se os congelarán las manos y además, así es más fácil extraer el líquido que tienen.

Los ingredientes secretos! Condimenta con alegría

No tengas miedo a condimentar como indica la receta, piensa que tanto el calabacín como la patata, son poco sabrosos. Así que aquí el verdadero sabor se lo dan dos ingredientes secretos.

El primero son muchos ajitos rallados (sí, lo siento Sra. Beckham, pero España huele a ajo #amuchahonra!!!) que son fundamentales. Obviamente si no os gusta el ajo, pues podéis hacerlos sin…pero os aseguro que son parte de la gracia de la receta #ledanvidilla

Y el segundo es el sésamo en dos de sus formas: aceite de sésamo en el interior de la masa y luego semillas de sésamo cubriendo las tortitas. No os imagináis el toque tan especial y riquísimo que les da! Y aunque parezca que pueda ser un ingrediente difícil de encontrar, os aseguro que no tendréis problemas. Ya hay prácticamente en todos los hipermercados (en la zona de alimentos internacionales) y no es nada caro. Suele venir en botellitas pequeñas, porque tiene un sabor muy potente y se usa poca cantidad.

Que no os dé pereza ir a comprarlo, porque os aseguro que su sabor os va a encantar y es el ingrediente #TOP de estos latkes.

Bien crujientes por fuera y blanditos por dentro

El kit de los latkes es que por fuera tienen que estar bien doraditos y crujientes (o incluso marroncitos, pero no churrascados, eh?), pero por dentro jugosos y blanditos. Es un contraste que me vuelve loca, casi tan adictivo como #comerpipas!

Por eso la mejor manera para conseguir este efecto es hacerlos en sartén con un poco de aceite de oliva y dejarlos el tiempo necesario! Puedo que el freirlas sea lo que consume más tiempo de toda la receta, porque cada cara necesitará por lo menos cinco minutos.

Además es importante que la cara inferior de las tortitas no se pegue a la sartén para que se cree esa capita crujiente que buscamos, así que salsead la sartén de vez en cuando. Si véis que se han agarrado, despegadlas y estad más pendientes. Y si os da la sensación de que se han chupado todo el aceite, añadid más en la siguiente tanda.

No tengáis prisa, porque cada lado necesitará bastantes minutos. Creo que lo más complicado de la receta es tener la paciencia necesaria para que se tuesten bien. Pero si la tenéis, os veréis recompensados con una costra crujiente y llenita de #umami, porque las semillas de sésamo y los trocitos de ajo rallado que queden en la parte superficial de la tortita se irán caramelizando.

Formad bien las tortitas

La idea es que hagáis como “hamburguesitas” que os quepan en la palma de una mano, y con la otra vayáis arreglando bien los bordes para que la ralladura del calabacín quede bien pegadita. No tienen que quedar “pelajos” sueltos que luego en contacto con el aceite de la sartén se quemarán mucho más rápido que el resto de la tortita, y harán que tengáis que sacarlas del fuego antes de que realmente la parte central esté lo crujiente que debe estar.

Ingredientes y paso a paso

  • 2 calabacines grandes (de los verdes claros)
  • 1 patata pequeña
  • 4 cucharadas soperas de pan rallado #singluten
  • 4 ajos rallados
  • 1 cucharada sopera de aceite de sésamo
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • semillas de sésamo para espolvorear
  • sal al gusto
  • aceite de oliva para cocinar en sartén los latkes
  1. Pelad los calabacines y la patata (Si son de cultivo ecológico bastaría con lavarlos).
  2. Con la parte de agujeros gruesos del rallador, rallad los calabacines y la patata. Coged la verdura rallada y estrujadla bien entre las dos manos para que el líquido se vaya por el fregadero.
  3. Poned la verdura estrujada en un bowl, añadid el ajito rallado, el aceite de sésamo y el de oliva (menos la parte de aceite para freír), y removed bien para que todo se empape del aroma de los aceites.
  4. Ahora añadir la sal y el pan rallado #sin, y mezclad para que se forme como una masa.
  5. Dejadlo reposar todo unos 15 minutos. Este tiempo es para que el líquido que todavía queda en la verdura vaya empapando el pan rallado y luego sea más fácil formar las tortitas sin que se desarmen.
  6. Coged la cantidad de masa suficiente como para hacer una “hamburguesita” que os quepa en el centro de la palma de la mano, e ir formando bien los bordes para que no queden “ralladuras” sueltas que luego se quemarán demasiado rápido en la sartén.
  7. Id poniendo los latkes en un plato al que previamente habréis puesto semillas de sésamo en el fondo, y ponedles las semillas de sésamo por encima (así tendrán sésamo en ambas caras a la hora de freirlas).
  8. Calentad dos cucharadas soperas de aceite de oliva en una sartén y freíd las tortitas por cada lado, hasta que estén bien crujientes. Sacad del fuego y poned en un papel absorvente para que se les vaya el exceso de aceite.

Generalmente los latkes de patata se suelen comer con salmón ahumado y crema agria, pero éstos tienen un sabor propio tan marcado, que creo que realmente no les hace falta de nada de nada #apaloseco!

En fin, si probáis la recetilla ya me contaréis!


“Esto es tan sólo mi opinión, la de una gluteniana más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito de la cocina, que cada uno tenemos nuestros gustos.”

1 comentario en “Latkes de calabacín veganos…con el toque secreto!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s