#reflexiones

Balance de mis tres primeros meses #singluten y #sinlácteos

o de cómo llevo un trimestre de altibajos #cagalianos, de los alimentos que tengo en el punto de mira y de la decisión de empezar con los probióticos

Parece mentira que ya lleve casi tres meses sin comer gluten! El quitarme el pan, la pizza y las masas es probablemente lo más complicado a nivel dieta que haya hecho nunca, y si hace unos meses me hubieran dicho que pronto superaría mis primer trimestre #sin, no hubiera dado crédito! (Si queréis saber cómo fue mi primer mes o cómo he llegado a esta situación, podéis leer mis posts anteriores )

Sin embargo, ese #mono que pensaba que sería muy difícil de superar, no ha sido tanto como esperaba. A día de hoy hay tantos ingredientes, recetas, e información sobre las dietas libres de gluten que no puedo quejarme en absoluto. Es más, exceptuando algún momento puntual en que algo que se coma a mi alrededor y que huela bien puede darme un poco de envidia (puedo oler pizza a un kilómetro #gulamáxima), en general me siento bastante fuerte. Creo que la convicción de estar intentando mejorar mi salud digestiva, me está dando la fuerza necesaria para aguantar.

Es más, ahora que ya han pasado casi noventa días, puedo pasar por el pasillo de las chuches del super sin babear (alguna mirada furtiva todavía les lanzo #ojitostiernos, pero no es más que eso….en realidad no las echo de menos como creía!).

Así que me siento fuerte, sigo con ganas y a pesar de que me estoy encontrando alguna piedra que otra en el camino, mi rumbo sigue fijo! Además el blog, y experimentar con recetillas, me están sirviendo como motivación y evitan que “me pierda” a lo largo de este gran cambio.

Y os digo lo de “piedras en el camino”, porque a pesar de que después del primer mes noté unos resultados increíbles (las #cagaleras parecían haber remitido del todo), de repente y sin saber por qué todo volvió a estar como al principio. No os podéis imaginar la frustación que sentí (y sigo sintiendo), porque no entendía qué podía haber cambiado. Por qué pasé de estar genial de la barriga, a volver a las viejas andadas? #porquéeeee?

Así que empecé a descartar y a pensar qué había cambiado?

Curiosamente había vuelto a introducir la avena y el maíz. Y además estaba comiendo más fibra que nunca. Antes mi dieta se basaba en productos de trigo refinado en más de un setenta por ciento, y la fibra en exceso siempre me ha hecho ir demasiado #blandito. Así que de comer todo el día carbohidratos refinados, a meterle a mi cuerpo muchas más verduras, frutas secas, legumbres y granos integrales, yo creo que está medio asustado! #toomuch

Un plan y paciencia con el “quita y pon”

Así que tenía un plan: tanta fruta seca fuera! maíz fuera! avena fuera! y a verlas venir. Puede parecer una tontería, pero cuando uno está perdido, tener un plan de acción te ayuda a mantener la calma.

Lo más difícil de tener problemas digestivos, es que todas las personas somos diferentes, y los distintos alimentos nos provocan una reacción diferente a cada uno. Ante este tipo de problemas, no se puede ir al médico y pretender que con su rayo láser mágico nos mire y nos diga #almomento qué es lo que nos sienta mal.

Ésto lleva su proceso y se basa en hacer tú mismo las pruebas. Estar días sin tomar un alimento, y luego volver a introducirlo a ver qué tal. Es como un juego de #quitaypon, que lleva tiempo y sobretodo en el que hace falta mucha paciencia para no desesperar.

Lo curioso es que a las dos semanas de haber retirado la avena y el maíz, seguía igual…así podía pensar en descartar que fuera alguno de estos ingredientes lo que me estaba sentando mal. Me acababa de quedar sin plan, y volvía a estar como al principio! Así que volví a plantearme qué debía haber empezado a tomar a partir del primer mes #sin, que me estuviera pasando desapercibido?

Y derepente lo supe! #seencendiólabombilla

Al mes y medio del cambio de dieta, había tenido ya tiempo suficiente para experimentar, estaba más #atope con pruebas para el blog y ya tenía varias recetas buenas de pan, de galletas, y de unos donuts de algarroba que quitan el sentido. Y por sabor y textura, el sarraceno era la estrella de prácticamente todos ellos!

Así que bingo #tenemoscaballoganador: las diarreas habían vuelto en cuanto empecé a comer sarraceno diariamente sarraceno (en diferentes elaboraciones). Ahora estoy en fase de retirada, y la verdad es que ya llevo una semana entera perfecta!

La moraleja

Esto me lleva a dos lecciones que estoy aprendiendo a trompicones:

La primera es que hay que estar #ojovizor con los nuevos ingredientes que introducimos al hacer los cambio de dieta. Todos somos diferentes, y lo que a uno le puede sentar fenomental, a otro le puede perjudicar. Y que cuando empezamos a comer algo que jamás habíamos comido (he probado más semillas y pseudo-cereales en estos tres meses, que en toda mi vida!) hay que estar muy al tanto y ver qué reacciones nos provoca cada uno de ellos.

Y la segunda es que tenemos que llevar una dieta variada y no volver a caer en el error de que un solo ingrediente monopolice nuestras recetas (por mucho que nos guste!). Ya pasé por eso con el trigo, así que no pienso repetir con el #sarraceno, tenga o no gluten.

Y por fin empiezo con los probióticos

Además, otra novedad es que por fin he empezado con el tratamiento de probióticos (pero tan solo hace un par de días que he empezado, así que todavía no puedo deciros qué tal!). Teóricamente debería haberlo empezado a la par que el cambio de dieta, pero para mí era importante ver si la alimentación tendría o no una repercusión importante en mis #cagaleras. No quería dudar de si mi mejoría era por comer #sin o por los probióticos, así que decidí empezar con cada cosa escalonadamente.

Viendo que la alimentación me influye y mucho, ahora ya estoy preparada para empezar a meter bichitos nuevos y repoblar mi flora que estaba un pelín debilucha. En otro post ya os contaré bien sobre ésto!

En fin, y así están las cosas por mi baño! Cómo va por el vuestro? #conhumortodoesmásfácil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s