#salado

Falafel de garbanzo casero (#singluten)

…o de cómo comer legumbres en platos diferentes y originales!

Nunca he sido de potajes.

Recuerdo que de pequeña podía pasarme horas en la mesa para terminarme un plato de lentejas (y mezcladas con plátano para que me pasasen mejor #allítodosemezcla!). Y aunque ahora intento comer de vez en cuando (me obligo porque sé que son sanos), estoy descubriendo nuevas formas de comer legumbres que realmente me gustan! Y es que en realidad es facilísimo incorporarlas en recetas diferentes y bien sabrosas.

El ejemplo perfecto de ellos son estos riquísimos #falafel: hiper crujientes por fuera y tiernos por dentro, y toda una bomba de sabor! Además, si los servís con un poco de #hummus (le queda genial el contraste de texturas) tenéis doble ración de legumbre #2×1.

El origen del #falafel

Aunque hoy en día el #falafel está muy de moda y lo preparan en cualquier sitio, en realidad es un plato típico de Oriente Medio (el sabor a especias le delata!).

Lo suelen comer como parte de sus #mezze (que serían la versión árabe de nuestras tapas) y también es muy común servirlo como relleno en unos deliciosos bocatas que hacen con pan de pita y varios complementos más.

Sin embargo su origen exacto no está claro. Por eso es gracioso ver cómo muchos países árabes discuten y reclaman ser ellos los inventores, sacando cada uno sus mil argumentos para adjudicarse el origen. Para los israelís es su plato nacional, pero los libaneses y yemeníes también han intentado que se reconociera como suyo. Así que el debate está servido!

Una de las teorías con más aceptación es la de que su auténtico origen es egipcio, y que de allí se fue introduciendo al resto de países de la región. Allí la receta original se hacía con habas, que era la legumbre más disponible en Egipto, y se le conocía con el nombre de #ta’miyya (significa “bocado de comida”).

Fue ya más tarde, al expandirse al resto de países árabes, cuando se comenzó a usar el garbanzo y el nombre propio de #falafel comenzó a sonar con más fuerza.

Otro dato curioso es que un plato relativamente moderno, ya que realmente no hay menciones sobre él antes del siglo XX. Además curiosamente la fecha en la que comienza a aparecer en textos, coincide con la llegada de los soldados británicos a Egipto.

De ahí que haya quien explique que su aparición en el puerto de Alejandría se debió a que los oficiales británicos (que ya le habían cogido el #gustillo a unas preparaciones típicas del sur de India que son como bolitas fritas de diferentes legumbres #vada), al comenzar su ocupación en Egipto, pidieron a los cocineros del país que les hicieran algo similiar.

Y básicamente…con ese antojo comenzó todo.

La verdad es que esto son teorías que rebaten otras teorías, y en muchas webs cuentan historias diferentes #tododependedelojoquemira. Pero si os apetece leer más, os dejo el link un artículo completo muy interesante y con apuntes de historiadores, que me ha encantado (en inglés). Yo solo os he hecho un pequeño resumen, pero vale la pena leerlo completo!

Cómo servirlo?

La cuestión es que sea de donde sea, y aunque sea algo relativamente moderno, el #falafel ha conquistado corazones por todo el mundo! Es tan fácil de hacer, saludable y económico, que es normal que cualquiera le coja el gustillo.

Se puede comer solo con un poco de salsa de yogur o tahini (#sésamo)…y así ya está delicioso! Pero si encima lo servís con hummus, una ensaladita de tomate, pepino y perejil bien picadito, unas rodajas de berenjena fritas y pan de pita #singluten, os aseguro que os vais a dar un festín!

Yo en las fotos uso un hummus de pimientos casero, pero si no tenéis tiempo o no os apetece liaros más, podéis simplemente comprar uno ya hecho (el del Mercadona es muy resultón!).

Y os acordáis de la receta de Muhammara que escribí hace unas semanas? Pues mojar el #falafel en ella también es una delicia!

La verdad es que las opciones de combinarlo son infinitas, pueden ir desde lo más básico, a montar un despliegue de #mezzes que dejen a cualquiera con la boca abierta. Así que eso ya os lo dejo a vosotros mismos y las ganas que tengáis de liaros la manta a la cabeza!

Remojar, triturar, freir… y comer!

Todavía no entiendo cómo no me había decido a hacerlo casero antes! Es tan fácil y rápido de preparar, que ahora me arrepiento de no haberlo intentado hace años.

Se supone que el #falafel perfecto tiene un exterior hiper crujiente, y un interior bastante suave y mullido por dentro (pero ojo que sigue siendo falafel, no una croqueta melosa, eh??? Lo digo porque no os esperéis algo super ligero!).

Por eso el mejor resultado se consigue friéndolo, y aunque es cierto que mucha gente prefiere hacerlo al horno para evitar la fritura, el resultado no es el mismo.

Otro punto clave para conseguir esa textura interior es usar garbanzo CRUDO (no de bote!) que simplemente se deja en remojo unas 24 horas (o como mínimo toda la noche #unasdocehoras) para que se hidrate.

Lo único que tenéis que tener en cuenta para este paso, es que los garbanzos chupan bastante agua, así que aseguraos de que ponéis de sobra (cuatro o cinco dedos por encima de los garbanzos). Os lo digo porque yo pagué la novatada y a las 8 horas me di cuenta de que ya se la habían bebido toda (menos mal que pasé por la cocina!) y tuve que añadirles más (#muertitosdesed!).

Después del remojo, si queréis podéis quitarles la piel (aunque si la dejáis tendrán más fibra), y luego ya sólo hay que echarlos dentro de vuestra picadora por tandas juntos con las hierbas frescas y triturarlo todo. La pasta cogerá un tono más o menos verde según la cantidad de perejil y cilantro que uséis #verdequetequieroverde.

La idea es que todo quede bien picadito, pero no pastoso. Es decir, tiene que acabar pareciendo una especie de #coucous (no una #plasta), así que estad pendientes mientras lo trituráis.

Y luego ya sólo os quedará darles forma de “hamburguesitas” y freirlos en un buen aceite de oliva virgen extra.

Para que os sea más fácil formar los #falafel, se le suelen añadir un par de cucharadas de harina de garbanzo para que todo ligue mejor y no se partan al freír. Y además también va bien meter la pasta una media horita en la nevera para que tenga mejor consistencia.

Encontraréis #falafels de todas formas y tamaños, aunque yo prefiero hacerlos en forma de disco (en vez de totalmente redondos) porque así son más fáciles de meter dentro de una pita y sobretodo porque así se fríen de manera más homogénea. Además si los hacéis redondos necesitaréis poner más aceite en la sartén, aunque #paragustoscolores.

Es importante que al formarlos intentéis que os queden bien prietos y que los bordes sean igual de anchos que la parte central (que no parezcan #ovnis voladores!), porque los laterales finitos se desprenderán cuando los metáis en la sartén con el aceite caliente.

Y ya por último, freidlos con un buen aceite de oliva virgen extra limpio, dejadlos escurrir bien sobre un papel de cocina y…comedlos recién hechos!!! Os aseguro que recién fritos están en su mejor momento: hiper crocantes y tiernos por dentro (#recalentados ya no son lo mismo).

Si sois #falafeleros, un truquito es hacer bastante cantidad, solo freir la que vayáis a comeros en ese momento, y con la masa restante formar los #falafel y congelarlos en crudo. Lo ideal es que los dispongáis sobre una bandeja recubierta con film o papel de cocina, y una vez ya congelados y duros, los pongáis dentro de una bolsa de congelación o tupper (así os acupará menos!).

Tener un #stockage de falafel te puede sacar de más de un apuro, y son más saludables que esas croquetas #salvavidas que muchos tenemos preparadas esperando en la retaguardia!

Ingredientes y paso a paso (para 30 unidades)

  • 500 gr de garbanzo crudo de calidad extra
  • 3 o 4 ajitos medianos
  • 40 gr de perejil fresco
  • 4 cebolletas
  • 10 gr de cilantro fresco
  • Media cebolla
  • 2 cucharadas soperas colmadas de harina de garbanzo
  • 1 cucharada sopera de comino en polvo
  • 1 cucharada sopera de cilantro en polvo (opcional)
  • sal al gusto (yo le eché una cucharada sopera)
  • Suficiente aceite de oliva virgen extra para freir los falafel (unos tres dedos de aceite en la sartén).
  1. El proceso comienza poniendo los garbanzos en remojo unas 24h (poned bastante agua!). Si es verano y hace calor, a la mitad del tiempo podéis meterlos en la nevera.
  2. Luego enjuagadlos bien y por tandas, id triturándolos junto con los ajos, el perejil, las cebolletas y el cilantro. Tienen que quedar bien trituraditos, pero sin llegar a convertirse en pasta! (Arriba os explicaba bien cuál es la textura que toca).
  3. Cuando hayáis acabado con todas las tandas, mezcladle bien la harina de garbanzo, condimentad toda la masa con el comino en polvo, y salad bien la mezcla. Ésto hacedlo a vuestro gusto! Hay a quien les gusta un sabor más potente a especias o quien prefiere un sabor más sutil, así que id echando poco a poco y decidid vuestro propio punto.
  4. Dejad reposar la masa una media horita en la nevera, y luego ya con las palmas de las manos formad pequeñas “hamburguesitas”, de unos 4 o 5 cm de diámetro y un dedo gordo de grosor, intentando que os queden como un disco.
  5. Id poniéndolas sobre una bandeja recubierta con film y cuando terminéis poned bastante aceite de oliva virgen extra en una sartén honda y calentad hasta que alcance unos 170Cº. Freid los #falafel por tandas, dejando que haya espacio entre pieza y pieza para que se frían bien por todo. Tienen que quedar bien morenitos por ambas caras (como se ve en las fotos)!
  6. Y ya por último dejadlos sobre papel absorbente para que suelten todo el aceite posible, y ya están listos para comer!!!!

De verdad que no puede ser más fácil, y si encima hacéis de sobra, ya tendréis todo el trabajo hecho para la próxima!

Si os animáis a probar la receta, ya me diréis cosas!

1 comentario en “Falafel de garbanzo casero (#singluten)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s