#desayunos, #dulce

Crema de avellanas y chocolate saludable! DIY Nutella

… o de cómo hacer una crema de avellanas y choco sin gluten, sin lácteos, y prácticamente sin azúcar!

Hay mil y una versiones de crema de avellana y chocolate saludables…lo sé. Pero ésta es la que más me gusta, porque aparte de ser muy fácil de hacer, queda con la textura que más me convence.

La verdad es que nunca he tenido costumbre de comer Nutella (ni Nocilla).

En casa mi madre nunca compraba, así que solo comía en los cumpleaños de mis amiguitas. Tengo grabados los cumpleaños de Paula, porque su madre preparaba bandejas interminables de #sandwiches de pan de molde (en casa tampoco se estilaba). Siempre me comía uno de paté y otro de Nocilla, y en ese instante era la más feliz del mundo #letscelebrate!

Y por eso, porque precisamente era algo reservado a “eventos especiales”, nunca formó parte de mi día a día.

Sin embargo, ahora que ya llevo más de medio año recortando lácteos y azúcares (además del gluten #vaderetrosatanás), una cucharada de esta crema de choco y avellana me sacia muchísimo cuando tengo ganas de “dulce”.

Es más, me gusta tenerla en la nevera y en un ataque de esos de #gulamáxima, la como a palo seco en un mano a mano: solo yo y la cuchara! Y lo mejor es que es tan saciante, que con una sola cucharada me quedo lista!

Básicamente es como comerse un puñado de frutos secos y media pastillita de chocolate (del de 85% de cacao) todo junto. Tiene el dulzor justo y al no llevar lácteos, ese punto amargo del chocolate negro te “corta” mucho antes de lo que lo haría si estuviera hecha con chocolate con leche (de esos te puedes comer una tableta entera sin pestañear!).

Pero no te engañes…no es Nutella!

Pero seamos sinceros, por mucho que la gente se empeñe en llamarla “Nutella Saludable”, o por mucho que te digan que es “igualita” o que casi no se nota la diferencia, no os lo creáis a #piesjuntillas!

Por supuesto que es parecida…pero a la vez es muy diferente! La Nutella original está tan rica, suave y untuosa porque es básicamente azúcar con aceite de palma, y solo las “porquerías” consiguen ser tan palatables.

Así que si lo que buscas es matar el gusanillo de tus recuerdos y disfrutar de ese sabor y textura único, no seas #petard@ y pégale una buena cucharada a la Nutella comercial! Te prometo que no caerá un rayo fulminador para llevarte al infierno de los #healthies, ni vas a dejar de llevar una vida saludable solo porque un día te apetezca darte un capricho rememorando ese sabor!

Sin embargo, si lo que buscas es una crema de avellana y chocolate natural para usar habitualmente en tu día a día, e ir acostumbrando a tu paladar a un sabor más adulto y a una textura “real”, ésta es tu receta!

Solo dos ingredientes: avellanas tostadas y chocolate 85%

Como os decía antes, hay un montón de versiones de crema de avellana y chocolate saludables, pero ésta solo utiliza los dos ingredientes que su propio nombre indica: avellanas y chocolate!

Y no, esta receta no es totalmente libre de azúcares, ya que el chocolate lleva un poco como parte de sus ingredientes. Pensad que al tener un 85% de cacao, ese porcentaje restante es prácticamente azúcar (un 15%). Pero no perdáis perspectiva: esta cantidad es irrisoria! #menosyesnada

Y por si alguien está #apuntito de llevarse las manos a la cabeza, pensad en ésto: si usamos 500gr de avellana tostada y una tableta de chocolate (125 gr) en toda la receta, nos salen unos 625 gr de crema. Y si una tableta de chocolate del 85% lleva 19gr de azúcar, nuestros 625 gr solo llevan esta cantidad de azúcar en total. Y si una cucharada sopera bien llena lleva unos 20 gr de Nutella, esa cucharada sólo contiene MEDIO GRAMO de azúcar!!!! #nonosobsesionemos

Es cierto que podríamos usar cacao puro en polvo, y así evitar esa pequeña parte de azúcar que lleva la tableta. Pero la textura queda menos “cremosa” y en mi humilde opinión no merece la pena (sobretodo porque casi todas las recetas hechas con cacao, al final acaban añadiendo un par de cucharadas de algún tipo de endulzante y un poco de grasa extra, y volvemos a estar igual #lapescadillaquesemuerdelacola).

Eso sí, al solo llevar dos ingredientes, intentad que sean de la mejor calidad posible.

Una tableta de chocolate oscuro de calidad suele llevar como máximo cuatro ingredientes: pasta de cacao, cacao en polvo, manteca de cacao y azúcar (menos proporción cuanto más porcentaje de cacao tiene). Es decir, tiene lo que se llaman “los sólidos” por un lado, y “la grasa” que le da esa untuosidad por el otro.

Y las avellanas podéis comprarlas ya tostadas o si no encontráis, tostarlas vosotros en casa. Es importante que tengan la menor parte de piel posible porque le da un punto de amargor y aspereza (y digo la menor, porque es imposible quitársela toda).

Si las tostáis vosotros, la mejor forma es ponerlas en un trapo nada más sacarlas del horno y frotarlas para que se le despegue la piel tostada. Las compradas, suelen estar ya peladas, pero les quedan tantos restos que vale la pena perder unos minutos quitándoles todo lo que podamos.

Si tenéis una batidora potente (yo tengo una Aicook que me va #deperlas!) no tendréis problema en hacer la mantequilla de fruto seco triturando entre dos y tres minutos las avellanas. Veréis que primero se convierten en polvo, luego en un polvo húmedo que se pega en las paredes (tal vez tendréis que darle una ayudita bajando esa arenilla húmeda de vez en cuando). Esa “humedad” viene de la propia avellana que está comenzando a soltar su aceite natural, y conforme sigáis triturando cada vez soltará más grasa.

Pero aquí hay una decisión que depende de vuestro gusto personal y creo que es mejor que la decidáis vosotros mismos: el punto de triturado.

Este punto influirá no solo en los “sedosa” que quede vuestra crema, si no también en lo fluido del resultado. El programa de mantequilla de frutos secos de mi batidora #nutbutter dura tres minutos y no deja ni un grumito, pero en el caso de las avellanas queda una crema muy líquida. Si lo parase a los dos minutos, probablemente el resultado sería menos líquido (y por tanto más similar al de la Nutella), pero iría en detrimento de la fineza, ya que todavía se notaría la arenilla de los trocitos de las avellanas (como se pueden apreciar en la foto de arriba).

Yo prefiero un resultado hiper sedoso aunque quede más líquido, que uno más espeso pero grumoso. Pero #agustoscolores, así que dejadla al punto que prefiráis vosotros.

Para conseguir ambos efectos, muchas recetas intentan “solidificar” la crema añadiéndole líquidos de algún tipo (leches vegetales, edulcorantes líquidos o incluso agua), pero personalmente no creo que sea una buena opción, y luego os explico el por qué…

Si no tenéis batidora potente, conseguir hacer la mantequilla se os va a complicar un poco. O bueno, si os soy totalmente honesta, hacer mantequilla de frutos secos con el brazo triturador es un infierno, y más de uno ha quemado el aparato en el intento.

Si queréis probarlo, tened paciencia y triturad durante #muuuucho tiempo con pausas intermedias para evitar que el aparato se sobrecaliente. Si no queréis arriesgaros, tenéis la opción de comprar una crema de avellanas ya hecha (eso sí, buscad una que solo lleve avellana #sinazúcaresañadidos y #sinaditivos).

Y si la quiero más dulce… qué endulzante uso?

Para mí, con un chocolate de 85% y teniendo en cuenta que la avellana es un fruto seco que de manera natural es bastante dulce, el dulzor de esta receta es perfecto.

Eso sí, yo ya estoy acostumbrada al “poco” dulzor del chocolate oscuro. Por lo que si vosotros no lo estáis, o queréis añadirle un punto extra de dulzor a la crema, podéis añadirle dos o tres cucharadas de endulzante para realzarla un poquito más!

Y aquí es cuando viene una de las claves de la receta. No sé si habréis trabajado alguna vez con chocolate, pero os dejo tres conceptos muy fáciles que se relacionan entre sí:

  1. El primero es que al triturar un fruto seco, liberamos su grasa hasta que se forma una especie de mantequilla natural.
  2. El segundo es que el chocolate está formado por sólidos y por manteca de cacao (otra vez grasa).
  3. Y el tercero (y el #quiddelacuestión) es que el agua y la grasa no se llevan bien. Supongo que todos tenéis en mente esa imagen del vaso con agua y aceite…

Pues bien, supongo que ahora ya empezáis a entender a dónde quiero llegar. Y es que si nuestra crema está hecha a base de grasa, si no queremos alterar su textura, no debemos añadirle ingredientes de base líquida (porque ésto hará que se “corte” y se separen las grasas de los líquidos).

Por tanto si queréis darle un punto de dulzor extra a vuestra crema de avellanas y chocolate, yo os aconsejo que no uséis ni miel ni siropes (por su contenido en agua). Lo ideal es usar un ingrediente “seco”, como pueden serlo el azúcar de coco o la panela.

Pero ojito, porque el azúcar no se disuelve en la grasa, así que si le echáis el azúcar granulado directamente, os quedarán esos #granulitos crujientes en la crema. Por eso lo ideal es pasarlas primero por un molinillo y convertirlo en una especie de azúcar #glace indetectable en el conjunto de la crema.

Por qué hay recetas que le añaden leche o agua?

Y aquí enlazo con aquello que os decía antes de que muchas recetas intentan “solidificar” la crema añadiéndole líquidos de algún tipo (leche vegetal, edulcorante líquido o incluso agua), pero que personalmente no creo que sea una buena opción.

Como nuestra crema queda de una textura más líquida que la Nutella comercial, hay quien le añade líquido para que espese un poco. Sí, sí…aunque parezca lo contrario (porque generalmente se añade líquido a las cosas que queremos aligerar), al ser nuestra crema de base grasa, ocurre el efecto contrario. Pero no es que se espese, si no que el líquido provoca que la crema se “corte”, y aunque es cierto que queda más consistente, deja de tener esa textura tan suave que tenía inicialmente.

Si os fijáis bien en la foto, veréis qué pasa si se le añade bastante cantidad de líquido en el vaso triturador. Hice una prueba añadiendo miel y leche vegetal en exceso para que se viese bien el efecto al que me refiero. Lo veis? Se solidifica, sí, pero de una manera un poco rara. Y es cierto que si le hubiese puesto menos cantidad, no se hubiese “cortado” tanto, pero a mí sigue pareciéndome un paso sin sentido.

Pero como siempre digo, en esto de la cocina cada maestrillo tiene su librillo y vosotros podéis probarlo y decidir la textura que más os convenza! #paragustoscolores.

Qué hago yo para solidificarla?

En estado natural (a temperatura ambiente), la crema queda bastante líquida. Sin embargo en la nevera se solidifica y coge el suficiente cuerpo como para comerla a cucharadas.

A mí me gusta tener un bote fuera y otro dentro, y así tener las dos texturas según lo que vaya a hacer. Si me apetece a cucharadas, pues la de la nevera es ideal. Pero si quiero #dipear, rellenar #crêppes como si fuera Nutella fundida o echar hilitos sobre un yogur o unas gachas de avena, uso el bote que está a temperatura ambiente.

La líquida brilla (como lo hace cualquier aceite), y la sólida se queda mate por el efecto de la grasa al enfriarse.

Antes de terminar, me gustaría matizar que cuando la crema lleva ya varios días dentro de la nevera, llega un punto que le salen unos mini granulitos, que al contacto con el calor de la lengua se funden inmediatamente. No sé por qué le pasa, ni si es azúcar o grasa lo que solidifica (si alguien lo sabe, decidme cosas por favor!) , pero la cuestión es que solo lo notas un segundo….luego desaparece al calentarse en la boda.

Ingredientes y paso a paso

  • 500 gr de avellanas tostadas y peladas (o mantequilla de avellanas comercial sin azúcares ni aditivos, en el caso de que no tengáis una trituradora potente).
  • 125 gr de chocolate negro 85%
  1. Si habéis comprado las avellanas crudas, tostadlas en el horno y luego quitadles el máximo posible de piel. Para ello podéis poner las avellanas sobre un trapo seco y masajearlas para que los pellejitos secos se les caigan. También podéis meterlas dentro de un bote y darles un buen #meneito! Y si ya las habéis comprado tostadas, pero les queda bastante piel, haced lo mismo para dejarlas lo más limpias posibles.
  2. Meted las avellanas (cuando estén totalmente frías) dentro de vuestro vaso triturador y triturad durante varios minutos, hasta que consigáis una crema homogénea, sin grumos y sedosa. Hasta llegar a este punto pasaréis por varias fases: primero veréis cómo la avellana se convierte en trocitos, luego en harina, luego veréis que esa harina parece que se humedece (la avellana va soltando su aceite) y ya luego comienza a formarse la crema. Tal vez en algún momento tendréis que bajar la pasta (que se queda pegada en las paredes del vaso), o empujarla hacia las aspas metálicas para que la “enganchen” bien, así que estad pendientes #alloro!
  3. Cuando la mantequilla de avellana esté en el punto que buscamos, seguramente estará un poco tibia por el contínuo roce de las aspas trituradoras, así que podréis echar directamente el chocolate negro cortado en trozos grandes (que prácticamente se fundirá solo con remover!). Encended la trituradora un par de segundo más para que el chocolate se mezcle por completo y… #voilà!

Como veis, hacer vuestra crema de avellanas y chocolate casera es facilísimo! El resultado es muy bueno y es una manera deliciosa de ir acostumbrándose a las preparaciones “reales”, hechas con ingredientes naturales y saludables.

Está claro que, en cuanto a palatabilidad, no puede competir con la Nutella comercial, pero ya es hora de que volvamos a los “orígenes” y que reaprendamos el sabor de la comida de verdad.

“Esto es tan sólo mi opinión, la de una gluteniana más… Tal vez tú no estés de acuerdo con ella, o tu experiencia haya sido diferente a la mía y sin duda eso es lo más bonito de la cocina, que cada uno tenemos nuestros gustos. Lo importante es respetarse”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s