Acerca de

La adversidad tiene el don de despertar talentos, que en la comodidad hubieran permanecido dormidos

Horacio (poeta romano)


Si alguien me hubiera dicho hace unos meses, que mi vida estaba a punto de dar un cambio tan importante, no me lo hubiera creído.

Desde siempre mi pasión ha sido la comida #llámaleobsesión. Era una auténtica “comilitis” y de ahí el nombre de mi blog anterior: un culto al buen comer, dedicado exclusivamente a reseñas de restaurantes y recetas varias. Soy de esas personas capaces de organizar un viaje simplemente por probar un restaurante, y estar meses en lista de espera para poder hincar le el diente a un plato que se me hubiera antojado.

Y no solo me gusta comer. También me encanta cocinar, descubrir nuevos sabores, los detalles que hay detrás de cada plato para que salga como “debe” e investigar sobre nuevos ingredientes.

Estudié dirección hotelera internacional, dediqué varios años de mi vida a llevar junto a mi madre nuestro restaurante (Tarpas) en el peor momento que podíamos haber decidido #putacrisis, y luego estuvimos otro par con un negocio de tartas de diseño (Tartricia). Digamos que la comida es algo muy importante en mi vida y ha sido el hilo conductor de los diferentes momentos en mi camino.

Y soy una #masera empedernida. En casa somos capaces de hacer una hora de camino en coche para ir a ese pueblo donde hacen el pan que tanto nos gusta, o a buscar esos bollos únicos que sólo preparan en tal lugar y que a tal hora sabemos que estarán recién hechos. Y #paracolmo, mi madre es una repostera increíble, y en casa siempre hay alguna receta en marcha.

Sin embargo, mi punto débil ha sido siempre el estómago. Es como si fuera #Superman intentando comer #Criptonita! Y a pesar de saber que mi estilo de vida me estaba llevando por mal camino, durante demasiado tiempo he preferido obviar mis males. Total, por una diarrea más! #hablandoclaro. He estado tan acostumbrada a estar tan mal de la barriga, que para mí era algo normal.

Mis dos abuelas tuvieron cáncer de estómago y colon respectivamente, y yo he sido portadora del helicobacter pylori #muerebicho!. No soy celíaca, ni tengo alergias detectadas a ningún alimento, pero aún así hay algo que no está bien. Así que a raíz de unos dolores que tuve el año pasado provocados por una leve endometriosis, y de un susto con unos marcadores tumorales altos, decidí ponerme en serio con este tema. Solo tengo 35 años y es el momento de poner remedio a esta inflamación crónica y cuidar de mi flora intestinal! #quepormínosea

Ahora estoy decidida! Abandono mi confortable planeta de gluten, refinados y lactosa, para aventurarme en el inhóspito mundo del #sin, porque quiero cuidarme y estoy segura de que ante mí se van a abrir incontables oportunidades para comer saludable…pero también sabroso.

Este blog es un proyecto pequeñito y muy personal, como una especie de cuaderno de bitácora de mis avances y descubrimientos. No pretendo hacer nada ciéntifico, y definitivamente no se trata de un blog de #vidahealthyporquenoquieroengordarungramo. Simplemente me apetece compartir todos mis hallazgos y mis sensaciones de una manera amena y sencilla. Porque ser intolerante no mola, pero pienso exprimir el máximo de ello!

Si alguna vez tenéis algo que decirme, os apetece preguntarme algo, o simplemente queréis hablar con alguien que puede estar en una situación como la vuestra, aquí estoy !

lagluteniana@gmail.com

Patricia Cañellas Garcia (@la_gluteniana)